This post is also available in: English Français Português 한국어 Nederlands 简体中文 Italiano 日本語 polski Čeština Dansk

Alineamiento global de la Pascua y la última cena

Durante años, Dios nos ha estado llevando a la unidad como familia global de fe con la presencia interna del Espíritu Santo. Recibimos esta visión en la oración de Yeshúa de Juan 17 para que seamos uno en el amor de Dios. Estamos experimentando la realidad de la ecclesia internacional. Es fraternidad, una koinonia y comunión, que está creciendo de manera exponencial tanto en calidad como en cantidad, a medida que va aumentando el amor entre nosotros.

También estamos entrando en un alineamiento estratégico con relaciones de pacto entre judíos, árabes y personas de toda nación y trasfondo étnico. Tal cantidad de relaciones globales no podrían haber tenido lugar en ningún otro tiempo de la historia.

Ahora estamos buscando poner esta relación internacional en el orden de los pactos históricos de Dios, el calendario bíblico y los patrones proféticos. Sin embargo, cuando hablamos de raíces judías, alineamiento global, fiestas santas, etcétera, tenemos que tener cuidado porque podemos caer fácilmente en desequilibrios. Se pueden cometer errores en los dos bandos: Tratando de ser demasiado “judaicos” en nuestra orientación cultural, o rechazando la importancia bíblica de las fiestas y símbolos judíos.

Cuando alineemos nuestra comunión global con el modelo del pacto de Dios, creo que habrá una liberación de poder espiritual. El alineamiento adecuado requiere que mantengamos el equilibrio correcto.

Línea horizontal de centro, familia global, comunión internacional, una línea que se extiende por todo el mundo. Esto es lo que hicimos la semana pasada- con más de 120.000 dispositivos conectados desde 147 naciones.

El lugar donde la comunión internacional y la Pascua se entrelazan es en la última cena. ¿Fue la última cena un servicio de comunión o un Séder de Pascua?  ¡Fue ambas! La comunidad judía y la comunidad cristiana se separaron, una fue a la comunión, y la otra al Séder, y carece del poder combinado.

Para unir estas dos cosas, el pin de enlace está en la Última Cena: es totalmente una Pascua judía y una comunión cristiana. Es muy importante que no se nos pierda este enlace entre la comunión internacional de la Ecclesia y la comida del pacto de Pascua: La última cena de Yeshúa y sus discípulos.

La Pascua y la comunión se unen en la última cena. Las dos se convierten en uno, a la misma vez que mantienen sus propias identidades. Deseamos volver a conectar la Pascua y la comunión después de 2000 años de separación. La última cena es el cruce entre ambas. Comprender la última cena trae alineamiento a la comunión y la Pascua.

No estamos diciendo que los cristianos alrededor del mundo han de guardar un Séder de Pascua completamente judío. No obstante, sí decimos que la Pascua es el origen y el fundamento de la comunión cristiana internacional. Pedimos a los cristianos que vuelvan a unir la comunión a sus bases del pacto en la Pascua comprendiendo la última cena en su contexto adecuado.

Para el mundo judío, estamos diciendo que la Pascua tiene su cumplimiento en la última cena. Los símbolos del cordero de la Pascua, las copas de vino, matzá, etcétera, tienen su significancia plena en Yeshúa el Mesías. Sin Yeshúa, los símbolos de la Pascua carecen de su significado profético.

La última cena es el cumplimiento de la Pascua; y la última cena es el fundamento de la comunión. Han estado separados durante 2000 años. Ahora como Ecclesia internacional, incluyendo judíos mesiánicos y cristianos árabes, tenemos la oportunidad de unir estos dos elementos otra vez.

Este no es solamente un tema de que los cristianos vuelvan atrás en la historia para comprender la Pascua. Cuando entendemos nuestro pasado, podemos ver hacia dónde vamos. Es como un arco y una flecha, tirarse atrás es lo que hace que afinemos la puntería y lo que hace que disparemos hacia adelante.

La comunión es una experiencia espiritual sobrenatural. Pero cuando se toma sin sus raíces de pacto, no tiene dirección profética. Cuando la comunión se alinea con la Pascua a través de la santa cena, se crea un vector. De la Pascua a la última cena, a la comunión forma unas coordenadas en una línea que lleva a una dirección.

El significado de la Pascua es pasado, presente y futuro. Incluso los rabinos enseñan que la celebración de esta fiesta no es solo para recordar el pasado de Faraón y las pirámides; es para esperar con expectación la plena redención nacional en la venida del Mesías. Contiene el futuro del reino del Mesías.

Unir la comunión cristiana con sus orígenes de pacto en la Pascua judía nos prepara para los eventos de los últimos tiempos. La historia del Éxodo contiene elementos que nos enseñan sobre la segunda venida de Yeshúa.

La Pascua tenía dos partes: En primer lugar, la salvación por la sangre del cordero, y después la Victoria militar en el mar Rojo. La expiación personal fue cumplida en la primera venida de Yeshúa, mientras que la redención plena será completada en la segunda. Alinearse al patrón de Dios nos lleva en la dirección correcta y nos prepara para los últimos tiempos y la venida del reino de Yeshúa.

La multitud mezclada que salió de Egipto (Éxodo 12:38) fue el objetivo que tuvo Dios desde el principio, está buscando a un grupo de personas. Esa multitud mezclada se convertirá finalmente en la gran multitud que nadie puede contar (Apocalipsis 7:9). Dios desea tener “un pueblo especial” y un sacerdocio real (Éxodo 19:5-6, I Pedro 2:5, Apocalipsis 1:6; 5:10) de toda lengua, tribu y nación.

Los judíos, los árabes y cada grupo étnico está incluido en ese “grupo especial”. Cada individuo y grupo étnico tiene un mismo lugar en la familia de Dios. A medida que la Ecclesia internacional se une en un alineamiento correcto, debería haber una tremenda liberación de poder. Los gloriosos propósitos de Dios para todos sus hijos serán revelados.

Los judíos y los árabes son los descendientes de Abraham. Fueron las dos primeras partes de la familia de Dios, y en algunas maneras son las dos últimas partes en ser restauradas. Cuando las dos últimas piezas, árabes y judíos, ocupen su lugar adecuado en la familia global, entonces el rompecabezas estará completo.

Los judíos y los árabes eran enemigos en la historia de la Pascua. En la comunión, los judíos y los árabes son reconciliados por la sangre del cordero, Yeshúa. Ahora podemos ser colaboradores, no enemigos. La santa cena de la ecclesia internacional se alinea correctamente cuando se vincula a la Pascua por medio de la última cena. La familia global llega a su plenitud cuando los judíos y los árabes entran en una relación de pacto.

Creemos que estas relaciones, cuando se unen y se alinean correctamente, liberarán una gran sinergia de avivamiento espiritual.

Print Friendly, PDF & Email
By |2020-04-13T12:12:59+00:00abril 13th, 2020|Sin categorizar|Comments Off on Alineamiento global de la Pascua y la última cena