This post is also available in: English Français Deutsch Português 한국어 Nederlands Italiano 日本語 Čeština

¿Corazón Temeroso?

Extracto del próximo libro de Eitan Shishkoff: With All Your Heart (Con todo tu corazón)

El temor es un gran subproducto de la crisis global del coronavirus.

Hace poco escuché un apasionado mensaje del presidente de Israel, Reuven Rivlin. Instaba a los ciudadanos de Israel a no temer, a no dejarse llevar por el pánico, a no ceder a la ansiedad. Abordaba el peligro actual de que nuestros corazones cedan al miedo. 

Pero ¿cómo podemos dirigir nuestros corazones en un clima de tanta incertidumbre? Las empresas y los empleos han sufrido un golpe enorme. ¿Cuál es la esperanza para el futuro? Un periodista israelí señalaba lo mucho que esta crisis difiere de las otras amenazas a las que nos hemos enfrentado. “Los israelíes … no nos gusta confesar que tenemos miedo. Pero yo tengo miedo” (David Brinn, JPost, 16 de marzo, 2020).

[Al hablar del temor, debo mencionar que hay una clase de temor saludable, que se nos ordena abrazar. Es el temor del Señor. Es saber que el poder y la autoridad de Dios son tan extraordinarios que nos causan un temor legítimo a las consecuencias del pecado, del mal y de la rebelión. Es nuestro tembloroso respeto de adoración cuando somos confrontados por su majestad suprema.]

Con lo que realmente debemos tratar es con la forma equivocada de temor, el que nos puede incapacitar mentalmente y emocionalmente.  Pero también nos puede espolear a levantarnos, buscar su origen y alcanzar la fe y el amor para vencerlo. ¿Cómo puedo tratar con ese tipo de temor equivocado, cuando entra en mi corazón, silencioso, pero letal?

  1. Conoce que el Príncipe de Paz está contigo

Una tormenta amenazaba con ahogarlos a todos. La pequeña embarcación que llevaba a los discípulos tenía pocas probabilidades de sobrevivir, mientras un viento violento anegaba el barco con una ola tras otra. Yeshúa dormía en medio de ella, extrañamente imperturbable. Le zarandearon, desesperados por sobrevivir.

“Y levantándose, reprendió al viento y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó y sobrevino una gran calma. Entonces les dijo: ¿Por qué estáis tan amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?’” (Marcos 4:39-40)

La presencia del Mesías en su situación lo cambió todo. Recuerda. Dios ha garantizado que Él “nunca te dejará ni te abandonará” (Hebreos 13:5).

  1. Combate el temor con el perfecto amor

El apóstol Juan sobrevivió al aceite hirviendo solo para ser abandonado en la isla de Patmos. Pero aun así, recibió la mayor revelación del amor de Dios. Juan dijo:

“En el amor no hay temor,

sino que el perfecto amor echa fuera el temor …

Nosotros amamos porque Él nos amó primero” (1 Juan 4:18-19).

Cuando el miedo nos ataca, es hora de correr a los brazos de nuestro Pastor Salvador.

  1. En la tribulación, ¡mira a lo alto!

Los acontecimientos de los últimos tiempos ya están teniendo lugar, acontecimientos dados en la Biblia como señales del regreso del Señor.

“Y habrá grandes terremotos, y plagas y hambres en diversos lugares; y habrá terrores y grandes señales del cielo … Cuando estas cosas empiecen a suceder, erguíos y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra redención” (Lucas 21:11,28).

No debemos cerrar los ojos al sufrimiento humano ni hundirnos en temor y ansiedad. Yeshúa deja bien claro que estas cosas van a suceder, pero que apuntan a Su retorno final, cuando traiga paz y bendición a toda la tierra. Así pues, en estos tiempos de prueba que amenazan nuestras vidas, confiemos en que Él está con nosotros y pidámosle que nos use en las vidas de aquellos que están a nuestro lado, sufriendo.

“He aquí, yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

“No temas rebaño pequeño, porque vuestro Padre ha decidido daros el reino” (Lucas 12:32).

Print Friendly, PDF & Email
By | 2020-05-31T14:43:19+00:00 mayo 31st, 2020|Sin categorizar|Comments Off on ¿Corazón Temeroso?