This post is also available in: English Français Deutsch Português 한국어 Nederlands 简体中文 日本語 polski Čeština Dansk

La pregunta acerca del rey

Cuando Yeshua fue arrestado en el Jardín, Simón Pedro le cortó la oreja al sirviente del Sumo Sacerdote. He aquí un pequeño examen bíblico: ¿Cómo se llamaba el sirviente? Así es – Malchus. Y otra pregunta: ¿Qué significa su nombre?

Los Evangelios fueron escritos en griego por hablantes nativos de hebreo. El nombre Malchus no tiene significado en griego. El nombre es Melech. Melech מ-ל-כ en hebreo significa “rey”.

Me da la impresión que Juan agregó este detalle como una indicación simbólica de que los siguientes dos capítulos hablan de Yeshua como rey. Juan 18 y 19 dan la más profunda explicación espiritual del rol de Yeshua como rey.

Hay cinco partes a esta explicación:

  1. Entrevista de Pilato con Yeshua
  2. Soldados burlándose de él
  3. Multitudes exclamando rechazo
  4. Alianza de los sumos sacerdotes al César
  5. Letrero escrito sobre la cruz.

El interrogatorio comienza con una pregunta.

Juan 18:33 – Pilato le preguntó a Yeshua … “¿Eres tú el Rey de los judíos?”

En lugar de responder sí o no, Yeshua le pregunta a Pilato sobre qué base hizo la pregunta. La razón por la que Yeshua le preguntó eso a Pilato es que hay dos partes de la pregunta.

  1. ¿Eres una figura política provocando una rebelión contra César? La respuesta – no.
  2. ¿Eres un tipo diferente de rey? La respuesta – sí.

Por lo tanto, nosotros también tenemos que estar claros en cuanto a las dos partes del asunto. No estamos provocando una rebelión armada. Pero estamos proclamando al Mesías, quien es el rey ungido representando la autoridad de Dios.

Yeshua le dice a Pilato que Él de hecho es un rey. Su reino se origina en el cielo (18:36). Tiene autoridad divina que está por encima de los gobiernos políticos de este mundo (19:11). Su reino se basa en verdad espiritual (18:37). Al final, este reino de autoridad divina y verdad espiritual asumirá el control de todos los gobiernos de este mundo, cuando Yeshua regrese.

Después de la conversación con Pilato, los soldados comienzan a abusar de Yeshua.

Juan 19:2-3 – Los soldados tejieron una corona de espinas, la pusieron sobre Su cabeza y lo vistieron con un manto de púrpura. Y acercándosele, le decían: “¡Salve, Rey de los judíos!”

Esta estrambótica burla de Yeshua era en realidad un reflejo exacto de la verdad. Era como una producción teatral a la inversa. Un día, todos los soldados de este mundo, y todos los que ejercen el poder político, económico y militar, se inclinarán ante Yeshua y lo reconocerán como su Rey y Señor.

El mensaje del Evangelio proclama que “se doblará toda rodilla” (Isaías 45:23, Filipenses 2:10). Yeshua es anunciado espiritualmente como Rey. Todos los seres humanos están llamados a someterse a Él. Aquellos que ahora reciben a Yeshua como rey están invitados en Su reino. Aquellos que ahora se burlan de Él todavía lo recibirán como rey, pero en castigo en lugar de bendición.

En este caso, los soldados eran romanos, gentiles, representantes de su rey, César. Se burlaban de Yeshua no solo como un rey, sino burlándose de Él como un judío; y así burlándose también del pueblo judío. Para ellos, este era otro ejemplo del dominio romano sobre los judíos.

Yeshua es entonces presentado ante la multitud en tres distintas dimensiones o identidades:

  1. Juan 19:5 – He aquí el hombre, “Ide Anthropos
  2. Juan 19:7 – el Hijo de Dios, “Ihos Theos
  3. Juan 19:14 – He aquí su Rey, “Ide Basileos

Pilato llevó a Yeshua ante las multitudes de gente. Dijo: “He aquí el hombre”. (La palabra para hombre en griego es “Anthropos”, de donde tenemos palabras como antropología y antropomorfismo.) La referencia bíblica se remonta a Adán, el primer hombre. Aquí está Él, Yeshua, representando el drama y el trauma de la raza humana. Yeshua es el supremo ser humano.

La respuesta de la gente allí es “¡Crucifícalo!” La perversión es tan profunda y tan extraña. Estos son seres humanos maldiciendo a la raza humana. Estos son judíos maldiciendo al judío supremo, y así maldiciéndose a sí mismos.

Entonces los Sacerdotes (cohanim) dicen que la razón por la que debe ser crucificado es porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios (19:7). La gente trató con Él como un hombre; los soldados trataron con Él como un rey; los sacerdotes trataron con Él como Hijo de Dios. Cada grupo reaccionó de acuerdo a su propia área de interés.

Los sacerdotes continúan en su esfuerzo por ejecutar la pena de muerte a Yeshua. Cuando ven que Pilato está vacilando, cambian su táctica. Ven que el argumento teológico sobre la divinidad del Mesías no está afectando a Pilato. Cambian la conversación con él hacia el área de su vulnerabilidad: su oficio representando a César.

Juan 19:12 – Si lo liberas, no eres amigo del César; porque cualquiera que se hace rey se rebela contra César.

En cierto sentido, los Sacerdotes están traicionando su propia función al desafiar a Pilato para que no traicione su función. Entonces niegan totalmente su fe por completo:

Juan 19:15 – No tenemos más rey que César.

Como sacerdotes judíos de YHVH, esta declaración es incomprensible. Eligen un político gentil en lugar del Dios judío; eligen un tirano gentil en lugar del Rey judío. Este rechazo de Yeshua era ilógico y autodestructivo.

El drama previo a la crucifixión llega a el final cuando Pilato envía a Yeshua a ser crucificado y ordena a los soldados que pongan un letrero sobre Su cabeza, lo que irónicamente y oficialmente declara que Yeshua es el Rey de los judíos.

Juan 19:19 – Pilato escribió un letrero y lo colocó en la cruz, y esta era su inscripción: Yeshua de Nazaret, Rey de los judíos.

El área de la crucifixión estaba en la carretera principal, justo fuera de la puerta de Jerusalén. Por lo tanto, el letrero fue visto por muchas personas. Estaba escrito en hebreo, latín y griego, cubriendo todas las áreas de población en el imperio de César.

Los Sacerdotes protestaron, diciendo que esto podría interpretarse como una afirmación de Él como Rey en lugar de condenar Su auto exaltación. Juan registra que Pilato respondió, Juan 19:22 – Lo que he escrito, he escrito. Juan ve la decisión de Pilato como una intervención divina.

Desde el punto de vista de Juan, Pilato está profetizando, al igual que el Sumo Sacerdote profetizó la crucifixión de Yeshua (Juan 11:50). La profecía es dada por el representante del emperador: Este Yeshua es el Hombre, quien será el Rey, quien algún día lo reemplazará.

En la cruz, Yeshua oró en voz alta por el perdón de nuestros pecados (Lucas 23:34). Además del mensaje verbal, está el mensaje escrito, que Yeshua es Rey de los judíos. Verbalmente, Yeshua proclama nuestra salvación. En la misma cruz, por inscripción escrita, Pilato proclama el reino de Yeshua. Recibimos tanto el mensaje oral como el escrito: la salvación y el reino.

Yeshua es el Malchus, Rey de los judíos. Fue predestinado por el cielo y luego decretado por el gobernador romano. Es legal; es oficial; está resuelto; está escrito.

Print Friendly, PDF & Email
By |2020-05-24T00:12:39+00:00mayo 24th, 2020|Sin categorizar|Comments Off on La pregunta acerca del rey