This post is also available in: English Deutsch Português 한국어 Nederlands 简体中文 Italiano 日本語 polski Dansk ไทย

¿Por qué parece que los carismáticos tengan luchas de integridad?

He estado tratando hace poco con líderes de todo el mundo para hacer una declaración sobre la integridad, para los líderes de ministerios carismáticos y de los cinco ministerios. Está ganando mucha fuerza. Tenemos grandes esperanzas, pero me plantea una gran pregunta. ¿Por qué parece que los líderes carismáticos carecen de integridad, incluyendo afirmaciones proféticas que no se hacen realidad con nada de arrepentimiento, una mala gestión económica, apoyar a ministros de poder que no son lo suficientemente examinados, y luego caen en pecado, prácticas extravagantes, y enfoques sorprendentemente débiles para interpretar la Biblia? Lo que aparece bajo el nombre de guerra espiritual a veces parece más bien ilusiones y magia que fe bíblica.

Lo primero que me gustaría decir es que no creo que sea verdad que a la mayoría de carismáticos, e incluyo a los pentecostales, les falte integridad. Tenemos esta impresión por algunas personas que tienen grandes plataformas, sea una iglesia grande con la que se hacen famosos, o tienen un gran ministerio itinerante y una plataforma con enorme presencia de los medios de comunicación de hoy día.  Muchos pastores de grandes iglesias no son conocidos a nivel nacional o internacional.  Sin embargo, conozco a muchos líderes de corrientes eclesiásticas y denominaciones con gran integridad y que han edificado buenas estructuras de integridad. Cuando tales personas muestran carencia de integridad, tenemos la impresión que son el mundo carismático. Aquí hay algunas razones de por qué se produce esta brecha de integridad.

  1. El rechazo de las estructuras denominacionales viene a menudo sin un compromiso por aprender de las normas y procesos de integridad de las denominaciones. Había falta de respeto o deshonra. Está es una de las razones por las que los líderes pentecostales suelen actuar mejor que los líderes carismáticos, pero vuelvo a mencionar que puedo nombrar muchos líderes de muy buenas corrientes.
  2. Hay una carencia de discipulado de liderazgo en las mejores prácticas de integridad. Esto incluye tener muy claras las normas bíblicas para el liderazgo de 1 Timoteo 3 y Tito 1.
  3. Hay una carencia de educación en la hermenéutica bíblica (interpretación) y en cuanto a como toda la Biblia es nuestra autoridad y ha de ser aplicada. Existe un sorprendente nivel de error interpretativo sobre el asunto de la autoridad de la Biblia hebrea. Los predicadores y maestros hablan de Jesús como el aspecto crucial de la comprensión bíblica, y después de esta comprensión las partes de la Biblia que no encajan son eliminadas. Por supuesto, este no es Jesús sino la idea de un Jesús muy indulgente. El segundo asunto es que los líderes no son formados en cuanto a cómo edificar la doctrina en una interpretación contextual que dé autoridad a toda la Biblia. El libro Craig Keener Hermenéutica del Espíritu podría ser una gran respuesta. Keener muestra como el Espíritu Santo puede hablar todo tipo de cosas de los textos bíblicos, pero que el significado del texto es significado contextual y solo podemos edificar doctrina con esa base.
  4. Uno de los mayores problemas es el deseo que tienen los carismáticos de ver el poder de Dios. Muchos dirán que el fruto del Espíritu es más importante que los dones, y que el carácter es más importante que el poder. Sin embargo, el deseo de avivamiento y poder es tan grande que cuando un ministro que muestra algo del poder cae moralmente o éticamente, hay poca voluntad para lidiar con ello debido a un miedo de socavar el poder de Dios. Pienso que esto tuvo que ver mucho con el fenómeno Todd Bentley. No obstante, tenemos que lidiar con ello, o habrá mucha ruina. Necesitamos recordar que los grandes avivamientos fueron avivamientos de santidad, caracterizados por un arrepentimiento profundo del pecado. El poder y la santidad han de unirse para que haya un profundo avivamiento. No nos alejemos de la integridad por los milagros o eliminemos nuestro discernimiento. El milagro puede darse por la receptividad de fe de quien la tiene y por la misericordia de Dios y no por el ministro de poder que se encuentra en pecado. La disciplina nunca ha de ser quitada por las manifestaciones de poder. Mi libro Due Process, A Plea for Biblical Justice Among God’s People  (Proceso justo, una súplica por la justicia bíblica entre el pueblo de Dios), trata de estos asuntos.
Print Friendly, PDF & Email
By |2020-08-03T00:52:35+00:00agosto 3rd, 2020|Sin categorizar|Comments Off on ¿Por qué parece que los carismáticos tengan luchas de integridad?