This post is also available in: English Français Deutsch Português 한국어 Nederlands Italiano 日本語 Čeština Dansk

Yeshúa del Apocalipsis: Jehová, Jesús y el Juicio

El nombre Jesús es en su forma original, Yeshúa – ישוע.  Yeshúa es la forma abreviada de Josué; en el original, Yehoshúa – יהושע. Yehoshúa significa Jehová salva, igual que Yehoshaphat יהושפט significa Jehová juzga.

El nombre YHVH o Jehová se encuentra dentro del nombre Yeshúa, aunque la mayoría de la gente no lo sepa.  De igual manera en que Yeshúa vino a salvarnos, Él volverá a juzgar, guerrear y gobernar a las naciones (Apocalipsis 19:11-16).

Cuando miramos a los acontecimientos de los últimos tiempos, hay plagas y juicios tremendos, que van más allá de lo que podemos enmarcar en nuestra teología o nuestra comprensión de quién es Dios.

Hay muchos paralelismos entre los acontecimientos de los últimos tiempos y los de la historia del Éxodo. Los rabinos dicen, “la última redención será como la primera redención.” La venida del Mesías y el fin del mundo se basarán en el mismo patrón que encontramos en el libro de Éxodo. Como ocurrió con Moisés, así será con el Mesías.

En el libro de Éxodo, Dios trajo plagas catastróficas sobre Egipto para destruir su imperio, llevarlos al arrepentimiento y liberar al pueblo. Dios usó a un hombre (Moisés) para ejercer autoridad y traer aquellas plagas.  (La palabra hebrea para plagas es Makot –  מכות – que significa golpear. Podría haber sido traducida como Los Diez Golpes.)

Las plagas también se describen como un ataque del “destructor” (Éxodo 12:13).  Sin embargo, el texto enfatiza que las plagas fueron castigos iniciados por Dios, ejecutados por los representantes humanos de Dios y realizados con un propósito predeterminado. El principio y el final de cada plaga estaban controlados por Moisés y Aarón, en obediencia directa a las órdenes de Dios.

Esta clase de acontecimientos volverá en los últimos tiempos. (Ver el libro de Dan Juster “Revelation: The Passover Key/Apocalipsis: la clave de la Pascua”.)  Habrá un imperio del mal del Anticristo en la imagen del imperio de Faraón. Dios traerá enormes juicios para destruir a ese imperio. Las plagas tendrán tres propósitos principales:

  1. Advertir a los malvados de la condenación inminente
  2. Traer a los pecadores al arrepentimiento y a la salvación
  3. Refinar a los santos para aumentar su fe y su pureza

Dios espera que Su pueblo en la tierra esté activamente de acuerdo con Sus juicios. Hemos de cooperar con Dios por fe, igual que Moisés y los israelitas tuvieron que hacerlo. ¿Cómo puede eso encajar en nuestra comprensión de Dios?

Debemos entender tanto la amabilidad de Dios como Su severidad  (Romanos 11:22).  Debemos ampliar nuestra comprensión de quién es Dios. Para entender los acontecimientos de los últimos tiempos, debemos entender las características del obrar de Dios en estos tiempos finales. La revelación de quién es Yeshúa en el primer capítulo de Apocalipsis precede a todos los acontecimientos del resto del libro.

Cuando Yeshúa nació, a la gente le resultaba difícil comprender que Él era Dios en la forma de un ser humano, en un cuerpo normal, no glorificado. Aún después de resucitar, a los discípulos les resultó difícil comprender quién era. Él vino en una forma diferente y necesitaban revelación adicional para reconocerlo (Lucas 24:13-5).

Moisés tuvo una experiencia similar en Éxodo 6:1-8.  Dios le dice a Moisés que el pueblo le ha conocido por el nombre El Shaddai, pero no le han conocido por el nombre YHVH (Jehová). Después continúa y enumera cinco o seis maneras en que Él actuará para traer juicio y redención a la nación, que son características de Su nombre YHVH.

Tenemos una situación similar ahora. Hemos conocido a Yeshúa como el hombre que caminaba junto al mar de Galilea. Pero no lo hemos conocido como YHVH-Yeshúa, el comandante de los ejércitos celestiales, el juez de toda la tierra, el ejecutor de la ira de Dios, el rey omnipotente  y “pantocrático” (todo poderoso).

Para enfrentar los acontecimientos que vienen, necesitamos un cambio radical en nuestra comprensión de quién es Yeshúa.  Esto es lo que le sucedió a Juan en la isla de Patmos. Job tuvo una experiencia similar con el torbellino, Moisés en la zarza ardiente, los discípulos en el camino a Emaús.

Juan fue conmocionado y transformado por su experiencia en Patmos.  Todos necesitamos tener nuestra propia experiencia personal, tipo Patmos. ¿Cómo podemos enfrentar los acontecimientos del libro de Apocalipsis si no podemos tratar con el Yeshúa del libro de Apocalipsis?

Ahora es el momento para que esto ocurra. Este es un momento crítico “kairos” de transición. Leamos y comprendamos  Apocalipsis Uno para que podamos abrazar y experimentar los acontecimientos del resto del libro.

En la Ley y los Profetas, yo veo que el Ángel-Jehová aparecía en forma divina y glorificada cuando estaba fuera de Israel, y en forma humana normal cuando estaba dentro de Israel (ver las descripciones de más de 30 apariciones del Ángel-Jehová en mi libro, “Who Ate Lunch with Abraham? /¿Quién comió con Abraham?).

Yeshúa tiene dos formas: una de gloria y fuego y otra de apariencia humana no glorificada. Vino la primera vez con apariencia humilde y normal, montado en un asno (Zacarías 9:9, Mateo 21:1-9). Pero Él vendrá la segunda vez en forma divina y glorificada, montando un caballo blanco con ojos de fuego (Daniel 7:13-14, Apocalipsis 19:11-16).

No hemos sabido cómo tratar con una epidemia vírica. El libro de Apocalipsis habla de ¡un tercio de la naturaleza siendo destruida y un tercio de la población humana siendo aniquilada (Apocalipsis 9:13-18; 16:1-9)! Para poder comprender los acontecimientos del libro de Apocalipsis, necesitamos comprender al Yeshúa del libro de Apocalipsis.

Muchos judíos malinterpretaron a Yeshúa en el momento de su primera aparición. Muchos cristianos probablemente Lo malinterpretarán en su segunda. Esto ya no es un tema de teología teórica. Estamos entrando en los tiempos finales y necesitamos comprender al Yeshúa de los tiempos finales.

Antes de que Moisés se enfrentara a Faraón en Egipto, tuvo que entender las formas poderosas de juicio y redención de Jehová. Antes de poder afrontar los últimos tiempos, también tenemos que entender a Yeshúa como “Jehová-Jesús.”  Las formas poderosas de juicio y redención de Jehová también están en el nombre de Yeshúa, y no nos hemos dado cuenta.

Al igual que Jehová envió a Moisés y Aarón a enfrentarse con el imperio maligno de Faraón, así también nos envía Jehová-Jesús a oponernos a los poderes diabólicos de la Bestia en los últimos tiempos (Apocalipsis 11:8).  La autoridad del nombre Jehová está dentro del nombre Yeshúa.  Retomemos el grito del Éxodo y el momento del Éxodo: “¡Deja ir a mi pueblo!”

Print Friendly, PDF & Email
By |2020-04-25T16:23:54+00:00abril 25th, 2020|Sin categorizar|Comments Off on Yeshúa del Apocalipsis: Jehová, Jesús y el Juicio